Menu

Oposición de los pueblos al cierre de seis oficinas rurales de Caja Duero

01/08/2010- HERALDODESORIA.ES

  • El asunto ha llegado a los plenos, que han acordado remitir cartas a la dirección de la entidad
  • En Santa María de Huerta pondrán carteles instando a los vecinos a cerrar sus cuentas

“La gente está muy molesta y desde el Ayuntamiento estamos en total desacuerdo con los criterios que ha seguido la Caja para cerrar oficinas en los pueblos de Soria. No lo entendemos, no lo compartimos, y vamos a ser rotundos a la hora de manifestarnos contra la decisión de Caja Duero”.

La opinión la vertía ayer el alcalde de Santa María de Huerta, Pascual Valtueña, pero se repite prácticamente al unísono en el resto de pueblos de la provincia que se van a ver afectados por el plan de reestructuración del sector presentado por Caja Duero tras su fusión con Caja España, seis municipios en total.

SANTA MARÍA DE HUERTA
Carteles instando a cerrar las cuentas

“Desde ayer el cierre es oficial y en estos momentos estamos reunidos los concejales en el Ayuntamiento para tratar el asunto porque no nos parece de recibo”, indicaba ayer el regidor de Santa María de Huerta, que anunciaba ya de la celebración de un pleno para tratar el asunto. “Tenemos pensado hacer una carta en la que manifestar nuestro total desacuerdo y enviarla a la Caja”, anunció Valtueña, quien advirtió ya de que habrá más acciones: “Vamos a poner carteles invitando a los vecinos a cerrar sus cuentas en Caja Duero. Ellos han sido rotundos al dejarnos sin servicio después de más de 40 años de actividad y nosotros vamos a ser igual de rotundos. No tenemos nada que esconder”, sentenció el regidor, quien anunció además que “invitaremos a cualquier banco o caja a instalarse aquí”.

Desde la localidad aseguran no entender ni la postura ni los criterios seguidos por Caja Duero para seleccionar las oficinas que cierran, máxime cuando “aquí dejan a unos 400 vecinos colgados y, sorprendentemente, mantienen oficinas de pueblos más pequeños como Miño de Medinaceli o Monteagudo”. Además, advertía, “era una sucursal con mucha actividad y siempre tenía gente”.

CAMARETAS, GOLMAYO
Moción unánime contra el cierre

El asunto también ha llegado al pleno de Golmayo, que el lunes por la noche aprobó por unanimidad una moción en la que se acordó mandar un comunicado a Caja Duero para que “reconsidere” su postura y explique los criterios que han obligado el cierre, informaron fuentes municipales.

SERÓN DE NAGIMA
Una carta a la dirección de la Caja

“La gente se lo ha tomado mal y no está dispuesta a trasladarse a otros sitios, por lo que seguramente harán uso de lo que hay, que es la otra Caja”, indicó ayer el alcalde de Serón, José Juan Latorre, que anunció que la decisión dejará sin servicio directo en el pueblo a unos 225 vecinos. “No entendemos el motivo porque era una oficina que funcionaba muy bien, siempre tenía gente y, además, la persona que la atendía era muy activa”, apuntó. Además, añadió, “la oficina estaba en un local en propiedad, por lo que el gasto era mínimo”.

En Serón la comunicación oficial del cierre se dio a conocer la semana pasada a través de una visita del responsable de zona y esa misma semana se remitió ya una carta a la dirección manifestando su oposición al cierre. “No ha servido de nada”, lamentó el regidor.

QUINTANA REDONDA
El extracto del pleno, remitido a la Caja

“La gente está molesta y, desde luego, es una mala noticia para el pueblo porque la Caja lleva en Quintana desde sus inicios”, señaló el alcalde de Quintana, Juan Manuel Valero, quien esta misma semana ha conocido oficialmente el cierre de la sucursal. “Aunque no nos lo habían dicho de forma oficial, lo vimos en la prensa el 17 de agosto y al día siguiente celebramos un pleno para tratar el asunto. El extracto de la sesión se lo enviamos a la dirección de Caja Duero pero, al ser un ente privado, nuestra fuerza de reivindicación ha sido nula”, lamentó, al tiempo que reprochó que “no se ha habilitado ninguna fórmula para dar un servicio al pueblo, aunque sea una horas a la semana”. “Afortunadamente, todavía está Caja Rural”, añadió molesto.

“Ahora está mal llamada caja de ahorros porque no cumple con la finalidad de las cajas que es buscar un beneficio social. Ahora busca más el beneficio económico”, concluyó al respecto.

TARDELCUENDE
Una relación de más de 40 años rota

“Hay unos 500 vecinos en Tardelcuende y yo creo que la inmensa mayoría son clientes de Caja Duero porque aquí llevaba 40 años abierta y eso es una relación de muchos años”, apuntó ayer el alcalde de Tardelcuende, Ricardo Corredor, quien se mostró molesto por la situación y consideró: “Yo tengo claro lo que voy a hacer con la cuenta que mantenía con la Caja, que cada uno haga lo que crea oportuno”.

Corredor aseguró que la “sensación mayoritaria es de frustración” y advirtió de que el cierre de la oficina supone un duro golpe especialmente para la población mayor de la localidad (“que es la mayoría”) que no cuentan con medio de transporte disponible para trasladarse a otras localidades con oficina abierta.

En estos momento en Tardelcuende queda abierta una oficina de Caja Rural que abre en torno a las 12.00 horas y una delegación del Banco de Santander atendida por un vecino.

CASTILRUIZ
Moción unánime contra el cierre

El único municipio en el que ayer no se había manifestado el pleno al respecto de la situación era Castilruiz, donde su alcalde, Félix Madurga, aseguraba no tener todavía constancia oficial del cierre al haber estado de viaje en las últimas semanas.

Ayer los vecinos de varias de las poblaciones afectadas recibieron en sus buzones una carta de Caja Duero explicando la situación.

CAJA DUERO

La decisión responde a criterios empresariales"

“El cierre de estas oficinas responde a un criterio absolutamente empresarial. Hay unos criterios de rentabilidad y eficiencia mínimos, y ninguna de estas oficinas lo cumplen. Es más, el Banco de España exige unos mínimos de negocio, y no los alcanzan”, explicaron ayer desde Caja Duero para justificar la situación. Garantizaron que “se ha intentado estar hasta el último momento y se ha aguantando valientemente hasta ahora”, pero insistieron en que “la coyuntura actual y el momento de reestructuración del sector hacen imposible aguantar más”. “La Caja tiene la obligación de buscar la eficiencia y ha habido que sacrificar algunas cosas”, lamentaron. Desde la entidad quisieron dejar claro que la situación no es única en Soria y advirtieron que habrá cierres en todo el panorama de acción de la Caja. Además, alertaron, no habrá opción de reapertura ya que “el movimiento de negocio futuro no cumple mínimos".

volver arriba

Siguenos

Acerca de Nosotros

Empresas

Periódicos Digitales

Contenidos